No tan confiables

Política

La nueva modalidad de transmisión de datos y el peligro que genera.

 

Entrando a la recta final de cara a las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, la amplia mayoría de las encuestas ocultadas por el gobierno, los gurús económicos de la City y algunos voceros mediáticos coinciden ya, en una interpretación que asusta a Mauricio Macri: la posibilidad de que Alberto Fernández gane en la primera vuelta del 27 de octubre es cada vez más factible. En ese sentido, y muy lejos de quedarse con los brazos cruzados, la alianza oficial emprendió su estrategia para el 11 de agosto: la manipulación de los datos del escrutinio provisorio, para así evitar que un resultado adverso repercuta negativamente en la “PAX cambiaria” que -artificialmente- el gobierno sostiene a fuerza de aumentar las tasas de interés para mantener la especulación financiera a través de las Leliqs, que es lo que –según la opinión de gran parte de los más reconocidos analistas políticos- le permitió en este último tiempo, recuperar las chances electorales del Gobierno. Esta situación, no se basa en meras especulaciones políticas, sino que tienen verdadero sustento, no sólo en la experiencia del 2017 -cuando el Gobierno en el Prime Time televisivo se adjudicó el triunfo en las elecciones de la Pcia. de Buenos aires, siendo que en verdad aquel triunfo fue para la fórmula de Unidad Ciudadana encabezada por CFK-, sino que también la intervención de Smarmatic como empresa encargada de la transmisión de datos del escrutinio provisorio con sus fallidas pruebas encendió todas las alarmas de la oposición. De tal manera, las críticas al sistema para el recuento de votos se hace cada vez de forma más enérgica. Fue el propio Alberto Fernández quien expresó: “Smartmatic es una empresa que está llamada para enturbiar el proceso de recuento de votos". A los múltiples cuestionamientos del PJ, se le suman los del apoderado de Consenso Federal, Daniel Pires, quien contó que le solicitó a la Justicia Electoral que el sistema de transmisión de datos de la empresa Smartmatic no sea utilizado. El sistema Smartmatic no está terminado. El nuevo sistema de digitalización y transmisión de telegramas desde las escuelas habilitadas al Correo Argentino que se mostró a los partidos políticos en el último simulacro del 20 de julio, no es lo que se va a usar en las PASO. Hablemos de SmartMatic En primer lugar es importante resaltar que, cuando la empresa SmartMatic Argentina ganó la licitación en 2018, no tenía entre los fines declarados la provisión de software. Ese pequeño detalle, fue salvado recién en junio cuando modificaron su objeto social. Por otra parte, muchas de las críticas apuntan a que Smartmatic se quedó con el escrutinio provisorio por ofrecer un precio mucho más bajo que el de sus competidoras, ello sin tener en cuenta las cuestiones de seguridad informática fundamentales para garantizar la transparencia del proceso eleccionario. Sumado a eso, Smartmatic -antes de su desembarco en la Argentina- ya era dueña de una dudosa fama en todo el mundo: irregularidades en los procesos electorales de Filipinas, El Salvador, Uganda y sospechas en Bélgica son apenas algunos de los más renombrados casos. Además, la empresa fue quien controló los comicios en Venezuela desde 2004 hasta 2017. Llamativo. El porqué de las dudas: El pasado sábado 20 de julio se realizó el tercer y último simulacro del escrutinio. Allí, los técnicos de la empresa reconocieron que el escáner genera un archivo TIFF, pero que los operadores de carga reciben uno distinto (PNG). Simplificando, la imagen que ven los "data entry" del centro de cómputos, no es la misma que sale de las escuelas. Es importante recordar que históricamente en Argentina, las actas de escrutinio eran trasladadas al Correo Argentino, donde se escaneaban y se enviaban a los centros de cómputos de la Dirección Nacional Electoral. Ahora, los datos obtenidos serán transmitidos desde las escuelas a través del software sospechado, modificación ésta, que fue introducida por un decreto firmado el año pasado por el presidente Mauricio Macri, a los fines de “agilizar las trasmisión de datos”. Decreto de dudosa legitimidad constitucional, ya que en materia electoral se encuentra vedada esa facultad presidencial. La última prueba se hizo en la sede del Correo Argentino, en la escuela N°5 de Barracas. Allí llegaron por primera vez, los apoderados de los partidos y ciudadanos a evaluar el procedimiento, luego de que la prueba piloto anterior fallara por problemas técnicos referidos a la conectividad, logrando escrutar sólo el 33% del total de las mesas. Sin embargo, no sólo la oposición puso en dudas al nuevo sistema, también lo hicieron destacados especialistas en informática. En tal sentido, Ariel Garbarz –especialista en Telecomunicaciones de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN)–, explicó que “el software de Smartmatic no puede verificarse porque su codificación fuente es secreta y no permite a los partidos comprobación alguna, como la ley exige”. Es que de acuerdo con el contrato, la empresa debía entregar a los partidos el software y el código fuente para que lo auditaran 30 días antes de las elecciones. Sin embargo, según el Secretario de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior, Adrián Pérez, recién estará 48 horas antes de las PASO, porque lo van probando y modificando. En definitiva, la trampa está preparada. El Gobierno armó el escenario necesario para instalar un presunto resultado mediático de dudosa credibilidad. En el día de hoy, la Cámara Nacional Electoral intimó a la Dirección Nacional Electoral a que entregue de manera inmediata el software desarrollado por SmartMatic para la realización del escrutinio provisorio, a fin de que pueda ser conocido por los partidos políticos que participarán en los comicios. Habrá que ver entonces, si las instituciones de la democracia argentina podrán frenar este intento de fraude a la voluntad popular. Nada más y nada menos.

Sobre nosotros

El Centro de Estudios Políticos, Sociales y Culturales 25 de Febrero, ubicado en la calle Nicasio Oroño 1682, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es una construcción colectiva que propende a la difusión de la cultura e ideología de orden Nacional y Popular. Su objetivo es la generación de un pensamiento crítico y constructivo que defienda las banderas de un País libre, justo y soberano

Newsletter