Donde existe una necesidad nace un Derecho

Política

26 de julio de 1952: el día en el que nuestra querida Evita pasó a la inmortalidad.

 

“Donde existe una necesidad nace un Derecho”. Una de las tantas frases que nos dejó Evita, no solo es una frase más sino una declaración de su vida misma.

Una mujer entera, de convicciones claras e ideales definidos, quien ha sido declarada “Abanderada de los Humildes”, no por una organización internacional, sino por los que realmente le importaban: esos hombres y  mujeres  relegados por una historia de explotación, por una economía que los llevaba a la miseria más ofensiva, al abandono social de un estado rico con gobernantes más ricos aún.

Evita fue una mujer que se enfrentó al status quo de un mundo que la veía como extraña, por ser de origen humilde y no pertenecer a la oligarquía agro ganadera. En sus palabras lo expresaba muy claramente: “Yo no me dejé arrancar el alma que traje de la calle, por eso no me deslumbró jamás la grandeza del poder y pude ver sus miserias. Por eso nunca me olvidé de las miserias de mi pueblo y pude ver sus grandezas.”

Ella fue quien reivindicó a las mujeres como parte de la sociedad política, cultural, económica y social. Fue una mujer que rompió el paradigma que representaba la figura de la esposa del Presidente, ocupando un rol hasta ese momento vedado a cualquier otra, y haciendo temblar a quienes venían acostumbrados a la sumisión femenina.

Evita abrazó a esos niños cercados por la más paupérrima pobreza, devolviendo a sus familias la dignidad de los trabajadores. Junto a Perón llevó a creer que había posibilidades, que se podía estudiar, vivir en una casa digna, que se podía trabajar y que también se podía elegir.

Por ella fue que aprendimos a revelarnos ante la injusticia de aquellos que escribieron “viva el cáncer” en una calle porteña. Y por ella también entendimos la necesidad de hacer frente al avance de la derecha, esa misma que la denostó estando viva y vejó su cuerpo muerto.

Hoy más que nunca debemos tomar ese ejemplo de Evita, esa vocación de lucha por los que menos tienen. Alzaremos otra vez las banderas del pueblo, diciéndole que acá estamos, que somos los herederos de esta mujer, que no abandonamos y que no cedemos. Que nuestros derechos no son negociables y que a la Patria se la defiende, no se la endeuda ni se la vende. Que las mujeres y los hombres de bien pelearemos por nuestros jóvenes y nuestros hijos.

Ese es el mejor homenaje que podemos hacer a esta Compañera de lucha para seguir manteniendo su amor al Pueblo.

Sobre nosotros

El Centro de Estudios Políticos, Sociales y Culturales 25 de Febrero, ubicado en la calle Nicasio Oroño 1682, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es una construcción colectiva que propende a la difusión de la cultura e ideología de orden Nacional y Popular. Su objetivo es la generación de un pensamiento crítico y constructivo que defienda las banderas de un País libre, justo y soberano

Newsletter