Divina TV Führer

Política

Los gobiernos pueden variar, pero las fake news y las operaciones de los medios evolucionan y se perpetúan.

 

Falta menos de veinte días para el cierre de listas y aunque el oficialismo trate de buscar excusas para seguir jugando a la confianza y el buen ánimo, la ansiedad es un denominador común para los que están zambullidos en la pelea electoral.

El viernes pasado, en la quinta presidencial de Olivos, Marcos Peña dirigió una reunión sobre los ejes que tendrá la campaña de Cambiemos. A la reunión asistieron el asesor Jaime Durán Barba, María Eugenia Vidal, Horacio Rodriguez Larreta, Fernando de Andreis, Diego Santilli, Sebastián García de Luca y los equipos de comunicación y medios de la Nación, la Ciudad y la Provincia, entre otros. Pero la noticia fue que finalizada esa reunión Héctor Magnetto esperaba para reunirse de manera privada con el mismísimo Mauricio Macri.

Nada se sabe realmente sobre el encuentro, pero pareciera ser que los recursos continúan siendo los mismos, dado que la tapa de Clarín de este miércoles reincide como tantas otras veces en el viejo recurso del fiscal Nisman. Como si no pudiera ser razonable que la entonces presidenta hablara con su ministro de seguridad en el marco de una muerte tan trascendental para aquel momento. Ni hablar además de la gravedad que intentaron darle a la salud de Alberto Fernández: "Fernández tuvo tromboembolia y una lesión en el pulmón izquierdo" suena bastante más calamitoso que lo que indica el parte médico publicado, la no noticia a partir de acusaciones a la clínica donde estuvo el candidato por ocultar información que respaldara lo que ellos querían sostener. La constante obstinación por hacer una verdad de las mentiras.

Pero las operaciones comunicacionales son moneda corriente en nuestra política y por qué no también en nuestra justicia. El domingo Jorge Lanata puso al aire las escuchas que ya había anunciado Luis Majul la semana anterior, en las que Lázaro Baez admitía que su fortuna sería de “alguien más que está arriba”, las que rápidamente fueron celebradas por la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, quien también solicitó su incorporación a la causa que investiga el juez Bonadio reafirmando que el detenido se referiría a Néstor Kirchner.

En la era de la posverdad y la manipulación de la información que llevan a cabo los medios hegemónicos, el descaro es tal que escuchando el audio es imposible no darse cuenta que Baez se está refiriendo a Dios en una conversación privada: “Yo todo lo que tuve, es por la persona que está arriba en el cielo y me lo dio para que lo administre, y no lo supe administrar y cometí los errores que cometí, y quizás por eso estoy donde estoy, para tener un acto de reflexión, y reveer las cosas que se hicieron, repensar, y veremos si él me da una oportunidad distinta para no volver a cometer los mismos errores”. ¿Podría Néstor Kirchner darle otra oportunidad?. Desde esas palabras, la única forma de construir la idea de que se trata del ex presidente y no de Dios, es a través de las afirmaciones absurdas e insostenibles de Jorge Lanata y del suspenso gestado por Luis Majul el lunes anterior. El suspenso fue fundamental, porque luego de una semana de afirmar la existencia de las escuchas, la idea de la confesión ya se construyó lo suficiente en el imaginario espectador como para tomarse el trabajo de oírlas con atención el domingo.

Aún si fuese realmente una confesión de Lázaro Báez, no serviría como prueba en la causa pertinente y relacionadas, pero el objetivo -seguramente alcanzado- que motiva la falsa primicia es simplemente instalar la idea de culpabilidad del detenido así como también de los funcionarios del kirchnerismo.

Por otra parte, en otra de las escuchas que se dieron a conocer en estos días -y de las que por supuesto se hizo eco el Diario Clarín- se reveló una conversación de Roberto Baratta supuestamente con Juan Pablo Schiavi. Pero el Juan Pablo con quien llevaba a cabo la conversación era Juan Pablo Alonso, su abogado, una evidente y directa intromisión en las conversaciones confidenciales entre el letrado y su defendido. Al respecto el Dr. Alejandro Rúa realizó una presentación ante el Colegio de Abogados de la Capital Federal por el perjuicio que provocan este tipo de intrusiones al ejercicio de la profesión. Pero el Colegio presidido por el Dr. Jorge Rizzo archivó el reclamo sin tener en consideración que en todos los expedientes intervienen abogados matriculados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

De nada sirve ensañarse con los periodistas, si bien no hay dudas de su alevosía y su conocimiento de la verdad que eligen deliberadamente ocultar, la baldosa fundacional de estas manipulaciones está en los medios hegemónicos de comunicación y es vital no perder de vista el poder real que detentan. Aún si Cambiemos perdiera las elecciones de octubre, aún si volviéramos a tener un gobierno nacional y popular, los medios seguirán existiendo. Las noticias falsas y el uso de la desinformación no es un problema de ahora, pero las redes sociales, los medios digitales y la velocidad de las tecnologías actuales aumentan (y agravan) cada vez más su impacto y alcance. Macri podrá pasar a ser una anécdota algún día, pero no hay comicios que concluyan el mandato de quienes realmente atizan el fuego del humo que no nos deja ver.

Sobre nosotros

El Centro de Estudios Políticos, Sociales y Culturales 25 de Febrero, ubicado en la calle Nicasio Oroño 1682, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es una construcción colectiva que propende a la difusión de la cultura e ideología de orden Nacional y Popular. Su objetivo es la generación de un pensamiento crítico y constructivo que defienda las banderas de un País libre, justo y soberano

Newsletter