Un nuevo aniversario del golpe cívico- militar

Política

Este 24 de marzo se cumplen 43 años del advenimiento al poder de la junta de comandantes de las Fuerzas Armadas, dando comienzo a la dictadura más cruenta de la historia de nuestro país; y aunque han intentado debilitar nuestra lucha, nos enfrentamos a una nueva posibilidad de decir NUNCA MÁS: hoy en las calles, y el próximo octubre, ante las urnas.

 

Resulta difícil escribir sobre la importancia de esta fecha, pareciera que las palabras abundan cuando se trata de una herida que, si bien comenzó a cicatrizar con la llegada de la democracia, jamás dejará de doler ni será olvidada.

Ni olvido ni perdón. Verdad, memoria y justicia.

Cuesta más aun esbozar palabras de aliento en medio de un país que desde hace cuatro años se encuentra en constante retroceso; no sólo en materia de derechos humanos, sino en todos y cada uno de los aspectos de la deteriorada vida de los argentinos y argentinas.

Es que, probablemente lo más doloroso de los tiempos que corren sea que a solo 43 años de la etapa más oscura y horrorosa de la historia de nuestra Nación, haya sido el pueblo quien les diera las llaves de la Casa Rosada a los socios y aliados de aquellos que torturaron, asesinaron, robaron identidades y desaparecieron a 30 mil compañeros y compañeras.

Y no es apresurada ni temeraria tal afirmación, desde que fueron los funcionarios que formaron o forman parte de esta administración los que se encargaron de hacernos saber de qué lado de la historia se encontraban parados:

"En Argentina no hubo 30 mil desaparecidos", la cifra "se arregló en una mesa cerrada" para "conseguir subsdidios". Darío Lopérfido, exministro de cultura

"No comparto que haya habido un plan genocida". Juan José Gómez Centurión, exdirector general de la Dirección Nacional de Aduanas y exvicepresidente del Banco Nación

"No me parece que por una opinión personal se lo vaya a sacar del cargo". Gabriela Michetti, vicepresidenta de la Nación, sobre la declaración anterior de Gómez Centurión.

"No tengo idea si fueron 9 mil o 30 mil". Mauricio Macri, actual presidente de la Nación

(El Gobierno tiene en sus planes)“empezar a revisar los contenidos educativos de la historia de esta Argentina reciente”.

Consideró necesario que haya un“reencuentro y reconciliación” entre las víctimas de la represión de Estado con sus victimarios porque“en democracia los derechos humanos son para todos”. Claudio Avruj, secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación

(El macrismo tiene)"Otra agenda que tiene que ver con los derechos humanos de los vivos" (…) "Los militares no se hicieron cargo de sus crímenes, nunca reconocieron lo que hicieron ni dieron información de los desaparecidos. Y las organizaciones armadas, que tuvieron su parte en la generación del clima que generó el inicio del golpe, tampoco se hicieron cargo de lo suyo y de sus asesinatos". Pablo Avelluto, secretario de cultura de la Nación (intentando instaurar la retrógrada teoría de los dos demonios).

Tampoco se puede olvidar que hace tan solo 2 años, la Corte Suprema declaró aplicable el cómputo del 2x1 para la prisión en un caso de delitos de lesa humanidad, con una nota de color: dos de los tres jueces que votaron a favor del fallo fueron Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti, magistrados recordados por haber sido designados en un principio por un DNU del presidente, a principio de su gestión.

"La mayor prioridad es también trabajar en los derechos humanos del siglo XXI, que es el acceso a la educación y a la salud, un buen trabajo, a un buen medio de transporte, y a las herramientas que necesita la gente para ser feliz". Mauricio Macri, actual presidente de la Nación

Fue así como de manera constante y sin pausa, se dedicaron 4 años a intentar borrarnos la memoria, probablemente porque hablar del “curro de los derechos humanos” no les conviene. Aunque a esta altura, no les conviene hablar de casi nada.

Porque si debemos hablar de la Argentina 2019, es imposible no mencionar el deterioro de la calidad de vida de todos los argentinos y argentinas a raíz de una economía devastada, el paso del desendeudamiento a una toma de deuda eterna, de los innumerables nuevos desocupados que nos han dado estos últimos 4 años, de la industria nacional desguazada, de la encarnizada represión a cualquiera que pretenda luchar en las calles por una causa justa, de una absoluta pérdida de libertades individuales y silenciamiento de –lo que queda- de la justicia no afín a los intereses del actual gobierno; y es que hablar de todas esas cuestiones, también debe relacionarse con los derechos humanos.

Hoy, la estrategia represiva es menos sangrienta y mortal, sin lugar a dudas, pero no por ello menos cruenta. Sumergir al pueblo argentino en una pobreza extrema también habla de los derechos humanos. El hambre, la falta de trabajo, los tarifazos, los récords de inflación, el desprecio por la educación pública, la quita de medicamentos vitales a los adultos mayores; el ajuste sobre lo ya ajustado… Y frente a esta lista interminable de retrocesos en los derechos otrora adquiridos, el discurso hipócrita de un bienestar inexistente.

Este 2019, el cuarto año de resistencia a las políticas aplicadas por la derecha que –como era de esperarse- hambrea y reprime, nos encontraremos con una Plaza de Mayo vallada y con todos sus alrededores llenos de escombros. No resulta casual que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta haya dado inicio a las obras para asfaltar las calles lindantes de la plaza días antes de nuestra multitudinaria marcha.

Continúan esforzándose por desmemoriar al pueblo y es sobre el final de la presente donde llega el mensaje esperanzador: la memoria fue lo único que en estos 4 años no nos pudieron arrebatar.

Este 2019, más que nunca, las calles deben ser nuestras, al igual que la responsabilidad de torcer el rumbo de la Argentina, siempre en pos de la Verdad, la Memoria y la Justicia.

Sobre nosotros

El Centro de Estudios Políticos, Sociales y Culturales 25 de Febrero, ubicado en la calle Nicasio Oroño 1682, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es una construcción colectiva que propende a la difusión de la cultura e ideología de orden Nacional y Popular. Su objetivo es la generación de un pensamiento crítico y constructivo que defienda las banderas de un País libre, justo y soberano

Newsletter