Teatro anti disturbios

Economía

Ayer debutó el nuevo sistema de administración monetaria que el Gobierno acordó con el FMI.

 

Según declaraciones del fin de semana, el nuevo presidente del BCRA, Guido Sandleris recomendó no comprar dólares en este momento, ya que la oferta para captar pesos va a ser mucho más atractiva para los inversionistas y ahorristas que quieran cubrirse de la inflación y devaluación constante que propone este nuevo sistema de bandas. Explicó también que el dólar se va a mantener entre los márgenes anunciados de $34 y $44 por dólar en base a la absorción de pesos por parte del Banco Central, que va a dejar de fijar una tasa de referencia,  y pasará a estar determinada por la oferta y la demanda de pesos. Esto va a contribuir, según el  Sandleris, a una baja gradual en la inflación que tal vez se empiece a ver reflejada en noviembre.

El lado B de esta nueva política monetaria es el escenario de estancamiento profundo que va a sufrir la economía. Si los indicadores ya mostraban recesión y alta inflación, esta curva se va a profundizar con tasas altas, emisión cero y expectativas de dólar a la alza por el sistema de bandas que prevé actualizaciones mensuales de los márgenes.

También se conoció que en Septiembre la fuga de divisas al exterior fue en el orden de los 3.500 millones de dólares, lo que totaliza 22.817 millones de dólares para los 9 meses del año en curso.

En este contexto, se debate el presupuesto en el Congreso. Un proyecto que parece desactualizado con las nuevas variables que plantea la renegociación hecha con el FMI y contiene una gran deuda en materia social, educativa, de generación de empleo, fortalecimiento de mercado interno y la industria nacional e incorpora cláusulas que dan excesivos beneficios a los acreedores al momento de una renegociación de deuda en caso de una cesación de pagos, situación que hasta el miércoles de la semana pasada era un escenario muy probable si el FMI no aportaba su salvavidas de plomo.

Otra vez asistimos a un escenario donde la economía define la política y fracasa. La solución a esta coyuntura va a tener que ser política y va a tener que ser Peronista. Único movimiento que demostró que puede encontrar soluciones alternativas a las recetas de los países centrales para los países en desarrollo que tengan en miras la independencia económica, la soberanía política y la justicia social para la felicidad de su pueblo, que debería ser el fin último de todo dirigente político.

Ahora sí, me voy corriendo a ver que escribe en la pizarra la banda de mi barrio.

Sobre nosotros

El Centro de Estudios Políticos, Sociales y Culturales 25 de Febrero, ubicado en la calle Nicasio Oroño 1682, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es una construcción colectiva que propende a la difusión de la cultura e ideología de orden Nacional y Popular. Su objetivo es la generación de un pensamiento crítico y constructivo que defienda las banderas de un País libre, justo y soberano

Newsletter