¿Cuánto dura un primer semestre?

Política

Con relatos y promesas de una Argentina ilusoria, el presidente Mauricio Macri dio inicio ayer a las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación. Según sus palabras,

 

Como establece la Constitución Nacional, el presidente de la Nación, llevó a cabo un discurso para dar apertura a la actividad legislativa del presente año.
En el mismo, volvieron a abundar las frases vacías de contenido, o de doble interpretación, donde (¿nos?) agradeció por el esfuerzo realizado en estos dos años de gestión. Y asegurando que estamos en el “camino correcto” un “camino distinto” hacia el desarrollo y hacia la reducción de la pobreza, aclaró también que “lo peor ya pasó”.

Lo que muchos y muchas nos preguntamos es si hemos llegado al esperado segundo semestre. Esa promesa tan repetida por el presidente a comienzos de su gestión. La respuesta obvia es que no. Parece que aún estamos en un limbo eterno hacia la zona prometida del segundo semestre.

No sabemos dónde está el tan necesario desarrollo, si las pocas inversiones que han llegado al país, no se han reflejado en mejoras sustanciales en el desarrollo productivo, y por ende, mucho menos en la generación de nuevos puestos de trabajo.
Más correcto es analizarlo en términos contrarios, ya que han sido miles los puestos de trabajo perdidos durante estos dos años, tanto en el sector privado, como en el sector público, donde al día de hoy sigue habiendo trabajadores despedidos sin causa, en muchos casos enterándose al intentar sacar su sueldo de los cajeros automáticos. Tampoco han visto mejorar, sino empeorar su situación los y las jubiladas que con la nueva fórmula de cálculo para los aumentos, perdieron el equivalente a una jubilación completa por año.

Un párrafo aparte merece el tema de la educación, ya que el presidente tuvo el ¿mal tino? o la pretendida intención de abrir un conflicto con los y las docentes al asegurar que “no podemos acordarnos de la educación sólo en el momento de las paritarias”. Habría que recordarle cuánto es el porcentaje de aumento que propuso el gobierno para el sector docente para este año, motivo por el cual ya se ha convocado a un paro nacional para los días 5 y 6 de marzo. También es necesario hacer hincapié en que es este mismo sector el que ha sufrido la reducción presupuestaria en salarios a los equipos de apoyo de las escuelas, en programas como el de Educación Sexual Integral (ESI) y demás áreas claves al momento de pensar en la educación de calidad e inclusiva, ya que no sólo podemos acordarnos cuando se negocian paritarias, como refirió el propio presidente.  

Y si hablamos de ESI, y de la necesaria educación sexual, también es necesario hablar del debate sobre el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Sobre este tema, Mauricio Macri ya se había pronunciado a favor de que se debata en el Congreso, con posterioridad a la última marcha de organizaciones sociales a favor del derecho al aborto. En su discurso, el presidente utilizó la tan trillada y polémica frase de “yo estoy a favor de la vida”, pero también indicó estar “a favor de los debates maduros y responsables”, de lo que se deduce que el debate podría estar pronto en agenda, aunque intuyamos que esto es un movimiento que desde el gobierno se analiza como políticamente correcto o de menor costo, frente al balance negativo que le da la gestión en muchos otros ámbitos.

Otra de las áreas centrales en el discurso fue la inseguridad. Se refirió a ésta desde varias aristas: la necesidad de revisar el código procesal penal, y en la necesidad también de respaldar a las fuerzas policiales. Esto último se vuelve  absolutamente repudiable si pensamos en que ayer mismo se cumplían también siete meses del asesinato de Santiago Maldonado por el abuso de las fuerzas de seguridad en la represión a una protesta social. Caso que por otro lado, continúa impune, y no ha habido muestras por parte del gobierno de algún tipo de reprimenda para con el personal policial que actuó en aquella jornada de represión. Más bien todo lo contrario, el gobierno representado por el propio presidente o su ministra de seguridad Patricia Bullrich, han avalado y justificado en ese caso y en posteriores el abuso del monopolio de la fuerza pública.

Finalmente, luego de cuarenta minutos exactos, Mauricio Macri terminó su discurso casi a los gritos, queriendo lograr la exaltación que precede a la ovación, y diciendo que todos estamos siendo parte de la “generación que está cambiando a la Argentina para siempre”. Y agregando una última frase absolutamente vacía de sentido, y hasta peligrosa: “lo que proponemos puede funcionar, está funcionando”.

Claramente está funcionando para un sector muy acotado de la sociedad, el que se beneficia con la dolarización de la economía, al que le reducen las retenciones de sus exportaciones, el sector financiero que gana con la especulación. Todo eso funciona mientras el resto ve su sueldo tapado por la inflación, se queda sin empleo, le reducen la jubilación, le recortan la cobertura de medicamentos, y la lista es larga.

Definitivamente, se está haciendo muy largo el primer semestre.

Sobre nosotros

El Centro de Estudios Políticos, Sociales y Culturales 25 de Febrero, ubicado en la calle Nicasio Oroño 1682, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es una construcción colectiva que propende a la difusión de la cultura e ideología de orden Nacional y Popular. Su objetivo es la generación de un pensamiento crítico y constructivo que defienda las banderas de un País libre, justo y soberano

Newsletter