Moyano: “Los gorilas no pueden estar más en la conducción del país”

Política

El líder camionero negó estar implicado en casos de corrupción.

 

Con un breve discurso Hugo Moyano afirmó que uno de los objetivos de la movilización, era decirle al Gobierno que "no siga llevando adelante políticas que hambrean a las partes más sensibles de nuestra sociedad", como los jubilados y los trabajadores.

"Hay más de 1 millón y medio de pobres. Y todavía nos quieren hacer creer que llevan a cabo políticas que en el futuro van a beneficiar al país", continuó.

"Estos señores no tienen confianza en los modelos económicos que aplican. Porque si la tuvieran, traerían toda la guita que tienen afuera”.

Sobre el final, el ex líder de la CGT se refirió a su situación judicial e hizo una advertencia al Presidente. "No tengo miedo de ir preso, estoy dispuesto a ir preso si así lo dispone la Justicia. No tengo miedo de que me maten, estoy dispuesto a dar la vida por los trabajadores", gritó Moyano, y le recomendó a Macri una frase de Octavio Paz: "Toda victoria es relativa, todo derrota es transitoria" .

Por último, Moyano le pidió a los trabajadores que no vuelvan a votar a Cambiemos. "Cuando llegue el momento de expresar la voluntad popular, sepamos elegir. Los gorilas no pueden estar en la conducción del país".

El titular de la Federación Nacional de Trabajadores Camioneros (FEDCAM) estuvo precedido por Juan Carlos Schmid, integrante de la conduccion de la CGT; quien le pidió a los legisladores que no voten las leyes anti- obreras .

Luego Hugo Yasky secretario General de la Central de Trabajadores de la Argentina -CTA- consideró que esta marcha abre un nuevo camino para el movimiento obrero y agregó: “Hay que atreverse a construir una nueva unidad del sindicalismo y el movimiento social para terminar con un gobierno que explota a los trabajadores”. Sobre las acusaciones de corrupción sindical opinó: ”Si quieren buscar delincuentes, ladrones, le pasamos una dirección: Balcarce 50”.

Por su parte, Sergio Palazzo de la Corriente Federal de los Trabajadores, hizo hincapié en que la "violencia" es robarle a los jubilados, votar una nueva ley laboral, y eliminar impuestos a los ricos.

A su turno, Pablo Micheli el secretario General de la CTA disidente, fue el único que se manifestó a favor de un paro nacional. "Volvámonos a juntar pronto si no hay respuestas, mostremos la unidad dentro de la diversidad para decirle basta a estos tipos".

Por último, Esteban Castro de La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular -CTEP- habló en representación de las organizaciones sociales y reivindicó haber conseguido la ley de Emergencia Social. Definió aquello como “un golpe” para el Gobierno, al que “le sacamos 30 mil millones”; luego Castro recordó que Jorge Bergoglio dijo "que los movimientos populares somos poetas sociales, porque pudimos construir nuestras fuentes de trabajo”.

El acto en la Avenida 9 de Julio finalizó sin incidentes, -a pesar de que Rodríguez Larreta pareciera esperar lo contrario, y había manifestado que las fuerzas de seguridad estaban preparadas para actuar-.

¿Cuántos fueron? Desde el palco se hablaba de una cifra redonda y optimista de 400.000 personas; el Ministerio de Seguridad, más conservador, calculó 85.000. En cualquier caso, fue una marea de gente, que les permitió a los trabajadores hacer una importante demostración de fuerza al gobierno de turno que cada vez tiene menos apoyo y ya lo está advirtiendo. 

Sobre nosotros

El Centro de Estudios Políticos, Sociales y Culturales 25 de Febrero, ubicado en la calle Nicasio Oroño 1682, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es una construcción colectiva que propende a la difusión de la cultura e ideología de orden Nacional y Popular. Su objetivo es la generación de un pensamiento crítico y constructivo que defienda las banderas de un País libre, justo y soberano

Newsletter