Peligra el desarrollo de la Industria Argentina

Política

El despido de 258 trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) por disposición del gobierno de Mauricio Macri reafirma la decisión de abandonar el crecimiento y desarrollo independiente. Con un CONICET debilitado, el ArSat desguazado, Fabricaciones Militares prácticamente desaparecidas, el INTA desfinanciado y ahora un INTI achicado; el retroceso es inmenso. El objetivo principal es vaciar la institución, privatizar áreas enteras y entregárselas a empresas amiga

 

Investigación y desarrollo

El INTI es un instrumento para impulsar desde el Estado políticas de desarrollo tecnológico que permitan independizar al país de la subordinación científica y técnica que imponen las multinacionales y para democratizar el acceso a la tecnología de los pequeños productores locales.

Las grandes empresas pretenden que el INTI realice solo servicios que se cobran. Por lo tanto, segmenta a los interlocutores. El que puede pagar y el que no.

Durante la década pasada se hicieron trabajos de modificación del arsénico en agua en el Impenetrable Chaqueño. ¿quién pagó? Obviamente el INTI se hizo cargo de esa responsabilidad.

Toda la región del noroeste argentino tiene la posibilidad de corregir situaciones de falta de agua para los cultivos y el consumo humano porque el INTI- Salta se ha especializado en ello.

¿Quiénes van a quedar afuera en esta gestión? Todos aquellos que tengan necesidad de incorporar conocimiento para generar una propuesta de desarrollo local y no tengan recursos para solventarlo.

Es llamativa la falta de reacción de la dirigencia política opositora ante la continua avanzada del macrismo sobre instituciones fundamentales para recomponer el aparato productivo nacional. La defensa del INTI y del conjunto de organismos del espacio de ciencia y técnica es una oportunidad para definir si se quiere construir un proyecto de país con Industria Argentina o seguir siendo el granero del mundo.

 

Un poco de historia

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) fue creado en 1957, cuya misión es el desarrollo, la certificación y la asistencia técnica de la tecnología industrial en la Argentina.

Forma parte de un entramado de organizaciones que intentaron apuntalar el desarrollo científico y tecnológico del país. Junto al CONICET tienen un mismo origen que fue el pensamiento desarrollista, muy poco tiempo antes de la asunción de Arturo Frondizi.

El objetivo era servir de referencia de control de calidad a una cantidad de bienes que se exportan e importan, o servicios que se intercambian por el mundo. Tambíén complementar el conocimiento técnico de aquel que lo necesitara, en especial los más pequeños y los que apuntan al desarrollo de comunidades en un país muy extenso.

Durante el gobierno de Carlos Menem redujeron el personal del INTI en un 40%. En los primeros nueve años de la gestión kirchnerista ese personal se duplicó, instalando centros en cada una de las provincias.

Entre 2003 y 2011 hubo un programa de extensión tecnológica para brindar soluciones a la pobreza y la exclusión a través del trabajo productivo. Se amplió la presencia del INTI en todo el país con el objetivo de desarrollar un tejido productivo industrial en las regiones más postergadas y en los espacios con menor densidad de población.

Hoy, se observa tristemente que, en una nueva oportunidad, se desanda un largo camino recorrido en favor de la industria argentina y, por supuesto, de los últimos beneficiarios: aquellos cuyas voces gritan necesidades que se intentan callar.

 

 

Sobre nosotros

El Centro de Estudios Políticos, Sociales y Culturales 25 de Febrero, ubicado en la calle Nicasio Oroño 1682, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es una construcción colectiva que propende a la difusión de la cultura e ideología de orden Nacional y Popular. Su objetivo es la generación de un pensamiento crítico y constructivo que defienda las banderas de un País libre, justo y soberano

Newsletter