La verdad se puede tapar o se puede hacer tapa

Política

La historia del Poder Judicial Argentino está signada de dolorosas deudas con los ciudadanos en general. Tragedias que no llegaron a tener -para el alivio de los familiares que anhelan justicia- ni siquiera, sentencias firmes y, en consecuencia, tampoco responsables cumpliéndolas.

 

El atentado a la AMIA sucedido el 18 de julio de 1994, que dejó un saldo de 85 muertos y 300 heridos, lamentablemente no es la excepción en el caso de las causas sin resolución.
Sin embargo, recordando  los hechos que signaron esa causa judicial y analizándolos a la luz de los últimos acontecimientos de público conocimiento alrededor del "supuesto nuevo encubrimiento de  la causa AMIA " en cabeza de CFK y bajo las acusaciones de Bonadío, es imposible no llegar a la triste conclusión de que difícilmente sepamos alguna vez,  quién o quienés  y por qué efectivamente mandaron  a matar a 85 argentinos.

Pero a pesar de ello,  lo que no podemos poner en duda,  son los hechos que ya fueron probados por el sistema de justicia argentino. 
Hechos que debemos recordar para comenzar a hablar del verdadero juicio de encubrimiento de la AMIA  y así, inmediatamente ponernos a reflexionar  el por qué los medios de comunicación masivos, -que tan interesados están en cubrir la pericia de la Gendarmería que " determinó" que a Nisman lo mataron-, no están demostrando el mismo interés en cubrir este juicio que -en este preciso momento- se encuentra en etapa de alegatos y del cual el Fiscal Nisman era -entre otros- parte querrellante?

Interrogantes hay muchos. En especial para los familiares que son las principales víctimas de una causa que fue manoseada y utilizada con fines políticos desde el inicio y que justo en el momento en que comienza a ponerse un poco de luz para entender que pasó hace 23 años atrás, se enfrentan a un nuevo atropello de un "sector"  del poder judicial que pretende -nuevamente-  usar la causa AMIA como tablero de la política interna y externa, y que responde mucho más a la agenda e intereses de potencias extranjeras que a la de los propios argentinos. 
Recordemos entonces, algunas cosas que por el devenir de los hechos muchas veces parecen olvidadas. 

En el juicio de encubrimiento a la AMIA, que se está llevando a cabo en el Tribunal Oral Federal n° 2 , están acusados  13 imputados; los más relevantes son, el ex Juez Juan José Galeano a cargo de la investigación inicial, el ex presidente Carlos Menem, el ex Secretario del Interior de Menem: Carlos Corach, el ex Secretario de la SIDE  de Menem Anzorreguy, el ex Jefe de la Federal el " Fino" Palacios ( sí, el mismo que estaba procesado con Macri por las "Escuchas Ilegales" y que fue elegido como titular  a cargo de la Metropolitana; también se lo conoce por haber sido el policía que intervino en el secuestro de Macri en los años 90 y fue quien estaba a cargo de la seguridad de Boca durante la presidencia de Macri en el club), el ex presidente de la DAIA,  Rubén Beraja que además de ser el gran traidor de la comunidad judía, fue el presidente del Banco Mayo. Banco que estafó a cientos de inversores privados ( clientes) robándoles 300.000.000 dólares que fueron fugados a empresas en Panamá por lo que también -actualmente-  se encuentra defendiéndose en otra causa judicial junto a  madre de la Gobernadora Maria Eugenia Vidal, que a su vez, hace pocos días tuvo que - en el marco de ese proceso judicial-  enfrentar un careo con un cliente que la acusó de participar en esas mesas de dinero. Otro Vinculo de Beraja con la actual administración llega de la mano del actual secretario de Derechos Humanos Avruj, quien fuera su Secretario personal. A su vez, están acusados dos fiscales ex compañeros de Nisman, varios ex policías de la Federal y otros ex funcionarios. La hipótesis principal del juicio, es que hubo un plan  desde el Estado Nacional, para desviar la pista Siria que conducía a un ciudadano cercano a la familia Menem.  

Lo que ya está comprobado en la causa, que originó la anulación del anterior juicio, es que el ex Juez Galeano, pagó 400.000 doláres al desarmador de autos Carlos Telleldin para que involucre a efectivos de la Bonaerense, que dicho sea de paso - en tiempos de preventivas para todos y todas- es bueno recordar que estuvieron presos muchos años siendo inocentes y víctimas de un poder judicial corrupto que armó una causa por completo (cualquier similitud con hechos de ficción no son coincidencias). 
Quizás, en los nombres, vínculos y relaciones que mencionamos recién radique la verdadera razón del ocultamiento deliberado de este juicio que puede ser la punta del ovillo para entender muchas cosas que se disputan en este momento en el país. 

Pero la complejidad de abordaje que presenta el análisis de cualquier ataque terrorista,  muchas veces sirve de " caldo gordo"  para la manipulación mediática que llevan adelante los "seudoperiodistas" devenidos en " panelistas republicanos" en el prime time televisivo. 
Porque la verdad se puede tapar o hacer tapa decía el Gran Diario Argentino y en eso -hay que decirlo- cuanta razón tenían!.  
La verdadera "ensalada" y ocultamiento que hacen de este tema, me lleva a aventurar casi con certeza, que si se realizara una encuesta a los argentinos sobre cuánto conocen de la verdadera causa AMIA,  no dudo que el resultado sería muy magro. 

Por ejemplo, seguramente no muchos sabrían que Nisman denunció a Bonadio -quien fue apartado de la causa por encubrimiento por la Cámara Federal-, por tapar al Fino Palacios y a su amigo Carlos Corach (recordemos que a Bonadío al igual que a Galeano se los conoce a partir de la famosa "servilleta de Corach" que contenía el listado de jueces puestos a dedo y que además de ello, días antes del atentado Bonadío era funcionario de Corach). Tampoco creo que la mayoría de la población esté muy al tanto de que Nisman fue quien denunció a Mauricio Macri por las escuchas a los familiares de la AMIA, y que básicamente, en definitiva, el cadáver de Nisman está siendo usado desde el día de su trágica muerte. Seguramente muchos menos, conocerían que en este preciso momento está transcurriendo el verdadero juicio de encubrimiento a la voladura de la AMIA. 

Muchos de éstos, son "datos objetivos"  que se podrían aportar a esta nota para entender un "poco" quizás, de esta trama de impunidad y negocios que se dio  en varios de los estamentos del Estado Argentino con complicidad de una parte del Poder Judicial; pero esa tarea quedará a cargo del lector quién puede acceder a todos los datos oficiales que brinda el Poder Judicial respecto de todas las causas que detallé anteriormente, a través de sus páginas web y podrá sacar sus propias conclusiones.  

Lo que, a modo de cierre, no puedo dejar de señalar, es que de ninguna manera, ningún argentino que dice defender el estado de derecho y la República debe resignarse a que esa vergonzosa  parte del Poder Judicial que en el juicio de encubrimiento está representada en la figura del ex Juez Galeano y los 2 fiscales que fueron parte de ese entramado de impunidad -que hoy en día es encabezada por el Juez Bonadio-, termine llevando  a la puerta del cementerio a la democracia argentina.

Porque a pesar de estos impresentables que denigran la tarea de todos los agentes judiciales,  no debemos olvidar que  también existe un  sector mayoritario, que con su compromiso con la defensa irrestricta con los Derechos Humanos y la Constitución Nacional supo poner a  nuestro país como ejemplo en las más altas esferas del reconocimiento internacional, juzgando a sus propios genocidas. Hecho del que -por supuesto- debemos estar orgullosos como argentinos, porque es un logro que como pueblo supimos conseguir.

No dejemos, entonces, que la causa AMIA destruya ese prestigio internacional. Desenmascaremos el verdadero encubrimiento a ese ataque terrorista, que hoy para taparlo no dudan otra vez en mentirnos descaradamente, a tal punto que nos dicen que nuestro país estaba en guerra con IRAN y en realidad no lo sabíamos.

Sobre nosotros

El Centro de Estudios Políticos, Sociales y Culturales 25 de Febrero, ubicado en la calle Nicasio Oroño 1682, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es una construcción colectiva que propende a la difusión de la cultura e ideología de orden Nacional y Popular. Su objetivo es la generación de un pensamiento crítico y constructivo que defienda las banderas de un País libre, justo y soberano

Newsletter