Los negocios detrás de la declaración de guerra ficticia

Política

Acerca del homicidio de Rafael Nahuel

 

Inició la conferencia de prensa casi del modo más siniestro que podía hacerlo: mandándole el “pésame” a la familia de Rafael Nahuel, el joven asesinado por la espalda el sábado 25 de noviembre por el grupo Albatros de prefectura.

Patricia Bullrich no tiene límite, lo sabemos. Así como ella también sabe de su impunidad para decir y hacer lo que quiere.

Sabe perfectamente que el crimen de Maldonado le salió “barato”, podría decirse que casi sin costo alguno.

Por eso sin importarle que ese mismo día en la localidad de 25 de mayo estaban velando los restos de Santiago,  emprendió una nueva cacería, sólo que en esta oportunidad lo hizo en Bariloche.

Otra vez un pibe solidario muerto, un pibe que no era militante mapuche pero que no renegaba de sus raíces y por eso quiso acompañar el reclamo de su tía María Nahuel que fue detenida el jueves pasado durante el desalojo de la comunidad Lafken Winkul Mapu en Villa Mascardi, Bariloche.

 Y al igual que con Santiago Maldonado el coro de escribas del poder nuevamente justificando lo injustificable.

“Enfrentamiento” “Incidentes “ titularon sin ningún pudor a pesar que lo mataron por la espalda e hirieron a otras dos personas.

 Sólo así pueden blindar a un gobierno que únicamente tiene buenas noticias para ellos.

La ministra habló de armas de grueso calibre, armas que -por  supuesto- nunca fueron encontradas, pero que según los dichos de personal de prefectura – a quienes al decir de la ministra no deben ser probados- fueron utilizadas por la tan temida Ram, que al día de hoy nadie conoce pero que todos temen, ya que al parecer este grupo violento de temibles y peligrosos mapuches le “declaró la guerra al estado argentino”.

Y cómo serán de peligrosos...! que uno de los “intelectuales orgánicos” de cambiemos, Federico Andahazi los comparó con el Isis.

Si, ya se que es demasiado -me refiero a la calificación de intelectual que le otorgue a Andahazi-, pero lo cierto es que lo dijo y sin ningún prurito.

Sin embargo, Patricia Bullrich no está sola en esto de las declaraciones estridentes: Garavano, el ministro de justicia, no quiso quedarse atrás y aseveró “La violación de la ley tiene y tendrá consecuencias”.

Que bárbaro! y uno que creía que la pena por la violación de una norma en un estado de derecho la establecía un juicio previo con todas las garantías previstas en la Constitución Nacional. Se ve que ahí también habremos cambiado, porque es evidente que en este país se instaló la pena de muerte sin juicio previo y no lo sabíamos.

Seguramente habrá sido por decreto, como fue por decreto (dto. 829/2016) la modificación de la ley de tierras, en junio de 2016, para permitir la extranjerizacion de la tierra en nuestro sur. Y es allí donde debemos poner el verdadero foco de esta cuestión. La irrupción de este supuesto grupo denominado Ram, de quienes no se conocen miembros y cuyas propias comunidades mapuches no reconocen su existencia, a esta altura de los acontecimientos parece más una propia invención de los servicios de inteligencia para dar sustento a la creación de un enemigo interno, que una organización real y concreta.

Porque lo que en verdad quieren detener Macri, Bullrich y Garavano no son 100 o 200 mapuches violentos; no, para nada. Quieren detener un movimiento de la población del sur que excede a esa comunidad y que involucra a ciudadanos en general que luchan contra el extractivismo, la mega minería, los agro negocios, las hidroeléctricas, los desmontes y los megas proyectos inmobiliarios.

Y para eso un botón basta de muestra.

Sólo basta recordar el proyecto la ladera: un proyecto inmobiliario que incluye un mega loteo del Cerro Perito Moreno en manos de Joe Lewis, magnate inglés amigo del presidente que se “robó” lago escondido, con tierras que fueron pagadas al estado a $60 la hectárea y luego loteadas a u$28.000 la hectárea. Dada la incansable lucha del pueblo de El Bolsón, en este momento, el mentado proyecto se encuentra paralizado.

Allí y en tantos otros negocios similares radican las verdaderas causas de esta “declaración de guerra" que no tiene reparos en seguir causando nuevas muertes en nombre de un supuesto orden.

Anunciaron que venían a hacer la nueva campaña del desierto, no creímos que fueran tan literales.

Sobre nosotros

El Centro de Estudios Políticos, Sociales y Culturales 25 de Febrero, ubicado en la calle Nicasio Oroño 1682, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es una construcción colectiva que propende a la difusión de la cultura e ideología de orden Nacional y Popular. Su objetivo es la generación de un pensamiento crítico y constructivo que defienda las banderas de un País libre, justo y soberano

Newsletter