MENOSPRECIANDO LA EDUCACIÓN

Política

Congelamiento de presupuesto, tarifazo energético y paros de una semana. Esta es la situación actual de las universidades públicas.

 

Al paro de los docentes universitarios debido a una oferta paritaria muy baja, se le superpone el congelamiento en los fondos de la Universidad de Buenos Aires para el funcionamiento de las facultades y los fuertes aumentos en la tarifa energética que pone el riesgo la continuidad de universidades del conurbano. Estas medidas pone en evidencia la importancia que el gobierno nacional le brinda a la educación universitaria pública.

La Federación de Docentes, Investigadores y Creadores Universitarios (CONADU Histórica), lanzó un comunicado por redes sociales y en su página web (http://conaduhistorica.org.ar/) en el cual explica los motivos por el cual rechazan el cuatro ofrecimiento de aumento en las paritarias. “Los paritarios de esta Federación cuestionaron el aumento ofrecido ya que no guarda relación con el incremento del costo de vida, de las tarifas y la inflación en curso”, dice el comunicado publicado el día 26 de abril. El ministro de educación, Esteban Bullrich, ofreció un aumento del 15 por ciento en mayo y otro del mismo porcentaje en diciembre.

CONADU ratificó la vigencia de su plan de lucha votado por el Congreso de su Federación, que consiste en un paro desde el día 25 hasta el 30 de abril. También reiteró la convocatoria al plenario de Secretarios generales para el jueves 28 para analizar el estado de las negociaciones y a una carpa blanca que se instalará frente al Congreso de la Nación.

La situación salarial de los docentes no es el único punto en el cual el Ministerio de Educación se está manejando de manera casi desinteresada. La universidad de La Matanza, la Universidad de La Plata y la Universidad Arturo Jauretche recibieron este mes un tarifazo energético que pone el riesgo su continuidad.

La Secretaría Administrativa de la Universidad de La Matanza (UNLaM) abonaba 100 mil pesos mensuales por el suministro eléctrico, pero en febrero tuvo que pagar 711 mil pesos. El rector de la Universidad Nacional Arturo Jauretche, Ernesto Villanueva, aseguró que pagaban 70.000 pesos por bimestre y ahora deben abonar 220.000 pesos. La Secretaria Administrativa de la Universidad de La Plata (UNLP) aportó datos sobre su última factura eléctrica. Su gasto mensual de 20 mil pesos pasó a 70 mil pesos.

Tanto Ernesto Villanueva (rector Universidad Jauretche) como Sebastián Garber (prosecretario administrativo de UNLaM) remarcaron que el presupuesto universitario se fijó en octubre del año pasado antes de todos los aumentos. Estas medidas no solo afecta a estas universidades. La Universidad de La Rioja se vio obligada a recortar la actividad académica y administrativa en horario nocturno para que reciba una factura de luz de un millón de pesos. Esto afecta directamente a las personas que trabajan durante el día.

Los representantes de estudiantes, graduados y docentes de la UBA denunciaron que la distribución del presupuesto para este año no alcanzaría para cubrir los servicios básicos de las facultades. El Consejero Superior Estudiantil Alejandro Ades explicó que la UBA recibirá un aumento del 30 por ciento votado en el Congreso de la Nación el año pasado, pero que con la devaluación y el incremento de los precios solo alcanzará para cubrir los salarios de los docentes. “Los fondos destinados al mantenimiento de las facultades, llamados gastos de funcionamiento, sufrirán un aumento del 0 %. La UBA contará con el mismo presupuesto que el año pasado para pagar servicios que hoy cuestan hasta cinco veces más”, expresó Ades.

Las medidas y la postura del gobierno nacional ante estas problemáticas ponen en evidencia qué tipo de educación quieren. Las palabras de Mauricio Macri en el octavo Congreso Nacional de Economía y Gestión siguen resonando y estas decisiones la sustentan: “¿Qué es esto de abrir universidades por todos lados?”.

Sobre nosotros

El Centro de Estudios Políticos, Sociales y Culturales 25 de Febrero, ubicado en la calle Nicasio Oroño 1682, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es una construcción colectiva que propende a la difusión de la cultura e ideología de orden Nacional y Popular. Su objetivo es la generación de un pensamiento crítico y constructivo que defienda las banderas de un País libre, justo y soberano

Newsletter