UN DISCURSO POCO SINCERO

Política

Los funcionarios del PRO se pasean por los programas nocturnos repitiendo un mismo discurso. Macri lo hace en conferencias de prensa desde la Casa Rosada. Para el gobierno no hay una ola generalizada de despidos, la inflación es una consecuencia de la pesada herencia y la quita de subsidios un sinceramiento de la economía. Los 127 mil despidos, la inflación cercana a un 30% y las subas generalizadas en los impuestos hacen sospechar que el discurso es más ficción que realidad.

 

En este desafío de construir una realidad a través del discurso, el Secretario de Coordinación Interministerial -Martin Quintana- hace unos días tuvo un desliz, y asumió que hubo una “destrucción del empleo”. Rápidamente, Marcos Peña salió a contradecirlo, para sostener el discurso oficial. El Jefe de Gabinete afirmó convencido que "no hay un proceso de destrucción del empleo en Argentina". Peña también se encargó de esperanzar a los argentinos afirmando que “En el segundo semestre del año, la situación laboral mejorará con la creación de puestos de trabajo”.

A su vez, el Ministro de Trabajo afirmó que "no estamos en una situación de emergencia" laboral. Incluso se animó a asegurar que actualmente existe "un crecimiento del empleo, principalmente en el sector del comercio y los servicios" y reiteró que la voluntad del Ejecutivo es "generar condiciones de empleo para todos los argentinos". Los números lo contradicen: la Cámara Argentina para la Mediana Empresa (Came), acusó 120 mil despidos en el sector público y privado en lo que va del año.

Alfonso Prat Gay lideró la desmentida de la realidad, afirmando que “No nos hagan creer en esta sensación térmica de que estamos teniendo pérdidas notables del empleo. Estamos en una situación delicada, pero no es muy diferente a la de los últimos seis o siete años”. Los dichos son una respuesta al proyecto que se debate en diputados y senadores respecto a la Ley Anti despidos. Que a su vez el Ministro de Hacienda catalogó de “peligrosa”.

Para no dejarnos engañar, tenemos que hacer el trabajo de ir a las cifras de los últimos seis o siete años a los que se refiere Prat Gay. El INDEC nos informa que en el primer, segundo y tercer trimestre de 2011, el índice de desempleo fue del 7,4. 7,3 y 7,2 respectivamente. Para finalizar el cuarto trimestre con el 6,7%. En el 2012, el año comenzó con 7,1 (primer trimestre), 7,2 en el segundo, 7,6 tercero y 6,9 para finales de año. El 2013 arrancó con una suba del 7,9 pero cerró el año con una baja considerable que redondeó en 6,4. El primer trimestre del 2014: 7,1; el segundo trimestre: 7,5; el cuarto trimestre: 6,9. El último año cerró el índice de desempleo con 5,9.

Asimismo, según los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) desde 2011 se creó empleo formal de manera ininterrumpida. Fueron 440.829 nuevos puestos en blanco desde 2011 y 830.623 desde 2010. Entre noviembre de 2014 y noviembre de 2015 se incorporaron al mercado formal 224.337 trabajadores. El dato se suma al 2,1 por ciento de crecimiento de la actividad en 2015 que calculó el propio Indec dirigido por Todesca.

Ahora bien, para tener una conclusión respecto de los dichos de Prat Gay, deberíamos continuar con la comparación entre estos índices recién expuestos y los de desempleo actual. Así, podríamos chequear por nuestros propios medios si los dichos oficiales son reales o no. Pero nos encontramos frente al primer problema, el gobierno anunció que el INDEC no dará cifras ni de inflación ni de desempleo hasta fines de este año.

Por eso nuestra única alternativa es acudir a las consultoras privadas. "El piso para el desempleo este año es del 10 por ciento", calculó el economista del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (Ipypp), Claudio Lozano. Tendencias Económicas señala que, desde la asunción de Macri, los despidos estatales y privados escalaron a 127 mil. 45 mil pérdidas de puestos de trabajo se produjeron en el Estado y 85 mil en el sector privado, de los cuales 55 mil se produjeron en la construcción, es decir que desde que asumió Macri se perdieron 1000 empleos por día.

De todas formas, lo cierto es que para tener una visión acabada de la realidad hay que balancear entre los despidos producidos y los empleos creados. Las políticas económicas de gobierno no parecen ayudar a la creación de ningún puesto de trabajo. Incluso las decisiones políticas colaboran, entre otras cosas, a la asfixia de la industria nacional.

Para respaldar esta teoría, citamos al presidente de Apyme, Eduardo Fernández, quien denunció por Radio 10 que "hay un abandono de políticas hacia la pequeña y mediana empresa". "Cuando nos desprendemos de trabajadores es que estamos próximos a cerrar". "Nos ha costado mucho mantener los puestos de trabajo. También aseguró: "las políticas que se vienen implementando", no han ayudado a que el sector crezca. "Hay un abandono de políticas en cuanto a la pequeña y mediana empresa".

Sinceramiento

Con respecto a la inflación, a los tarifazos y a la disminución del salario real, el presidente Macri admitió que "a mucha gente le cuesta llegar a fin de mes", pero explicó que se trata de una etapa de "sinceramiento" de la economía nacional. Según él, es el camino correcto.

Insistió "Hace cinco años que se crea empleo público artificial y se esconde la incapacidad de crecer". Macri no acusa recibo de que los despidos fueron muchos más en el sector privado que en el sector público. Con el discurso de limpiar el estado de los ñoquis, están ocultando 85 mil nuevos desempleados en el sector privado y 55 mil en la construcción.

El secretario general de la UIA, Juan Carlos Sacco explicó que los tarifazos y el oscuro panorama económico "no afecta solamente a los trabajadores, sino a las empresas que están entrando en situación de crisis por el impacto de los aumentos y la caída de la producción".

Por supuesto, Macri se desentiende de la historia. Las recetas de desprotección del mercado interno, endeudamiento, fuga de capitales, quita de subsidios y devaluación, no mostraron nunca haber logrado ese crecimiento que nos prometen tendremos. Más bien acentúan la dirección que ya está tomando nuestro país; la transferencia de recursos de los sectores trabajadores a las empresas.

Sobre nosotros

El Centro de Estudios Políticos, Sociales y Culturales 25 de Febrero, ubicado en la calle Nicasio Oroño 1682, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es una construcción colectiva que propende a la difusión de la cultura e ideología de orden Nacional y Popular. Su objetivo es la generación de un pensamiento crítico y constructivo que defienda las banderas de un País libre, justo y soberano

Newsletter