SIN APOYO NI PROPUESTAS

Política

Mauricio Macri desprestigia la promulgación de leyes que atenten contra sus intereses. Los bloques opositores son los que buscan soluciones.

 

El bloque del Frente Para la Victoria presentó en los últimos 15 días dos proyectos de ley para sostener la existencia de universidades públicas y centros culturales frente a los fuertes aumentos en las facturas de electricidad. Luego de la aprobación de la ley que permitió el acuerdo del pago a los fondos buitres, el bloque de Cambiemos perdió poder de acuerdo con los bloques opositores. Mauricio Macri ninguneó esta herramienta que parece ser la que la oposición tomará como principal para frenar la ola de aumentos y despidos.

El diputado Juan Cabandié presentó un proyecto de ley para que exista una tarifa diferencial para establecimientos culturales y artísticos. Esta iniciativa fija que los cines, teatros y centros culturales tengan un descuento de un 60 por ciento en luz y gas. “La tarifa diferenciada ayudará a que los establecimientos continúen abiertos. El estado debe trabajar para los lugares donde se desarrollen actividades culturales sigan abiertos”, declaró el diputado del FPV. El proyecto cuenta con el apoyo de la Asociación Argentina del Teatro Independiente (ARTEI), la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales (ADET) y Espacios Escénicos Autónomos (ESCENA).

El bloque del Frente Para la Victoria presentó el viernes 29 de abril un proyecto de ley para salvar del tarifazo a las universidades nacionales, provinciales e institutos universitarios, que han sufrido un aumento de hasta el 600 por ciento en la factura de luz y peligra su continuidad. Algunos de los artículos de este proyecto de ley declaran la emergencia económica en materia de servicios públicos; los servicios implicados son electricidad, agua y gas; fijar los precios de los servicios al trimestre anterior a febrero/abril de 2016; y que sea de aplicación inmediata y retroactiva.

Los proyectos de ley presentados por el bloque del FPV se sumó al de la ley antidespidos para intentar poner un freno a las medidas que se tomaron y afectan a la mayoría de la población. Mauricio Macri se mostró, en el día de ayer, disconforme con el camino que escogieron los bloques opositores: "Si fuera cuestión de leyes, saquemos una para conservar lo que tenemos, que diga que somos todos felices". El presidente desmeritó las leyes que intentan salir a luz y atentan contra sus intereses. Ante la falta de creatividad o de intención para frenar los despidos escogió el desprestigio a una herramienta no sólo valedera, sino la que la democracia debe utilizar.

No hizo lo mismo cuando se trató la ley que permitió el pago a los fondos buitre en marzo pasado.

Al proyecto de ley antidespidos que juntó a la oposición en su totalidad por primera vez en lo que va del gobierno de Mauricio Macri, se le sumó la denegación de tratar la emergencia administrativa y tecnológica en la provincia de Buenos Aires. Senadores opositores junto a la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) frenaron esta iniciativa que propuso María Eugenia Vidal que permitía contrataciones sin licitación ni control, habilitaba a contratar personal por fuera de la ley. El secretario general de ATE provincia, Oscar De Isasi, dijo en el diario Tiempo Argentino que declarar la emergencia administrativa quita la estabilidad que otorga la Ley 10.430 (que rige el trabajo en el Estado provincial), y además echa por tierra la posibilidad de pasar a planta permanente.

 

La postura que tomaron los senadores opositores en la provincia de Buenos Aires rompió el acuerdo entre Cambiemos y el massismo que hasta ahora le permitió a Vidal gobernar sin contratiempos. Las leyes de emergencia y los decretos de necesidad y urgencia (DNU) son los medios que Macri eligió para llevar adelante su plan de gobierno, ya sea por falta de apoyo de la oposición o por falta de creatividad para solucionar los problemas sociales. Las cartas de los DNU parecen agotadas y las leyes de emergencia no son apoyadas. Las ideas para solucionar la situación actual surgieron de los bloques opositores y menospreciados por el oficialismo. ¿Hay ganas de solucionar o se mira para el costado?

Sobre nosotros

El Centro de Estudios Políticos, Sociales y Culturales 25 de Febrero, ubicado en la calle Nicasio Oroño 1682, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es una construcción colectiva que propende a la difusión de la cultura e ideología de orden Nacional y Popular. Su objetivo es la generación de un pensamiento crítico y constructivo que defienda las banderas de un País libre, justo y soberano

Newsletter