Volviendo al Fondo

Economía

Esta semana sorprendió la vuelta al país de una comitiva del Fondo Monetario Internacional para hacer un informe y diagnóstico de la situación económica argentina.

 

Algo que pensábamos que había quedado en el pasado vuelve a ser parte de nuestra historia, y si todavía quedaba alguna duda de que el gobierno de Macri era volver a los ´90, luego de esta semana creo que cualquier duda ha sido disipada.

La historia de nuestro país con este organismo internacional se remonta al 19 de abril de 1956, año en que la Argentina comienza a formar parte del FMI, no es casualidad que el ingreso coincida bajo un gobierno de facto que había derrocado al Presidente Perón el año anterior. Justamente el General Juan Domingo Perón durante su gobierno se opuso fervientemente al ingreso de la Argentina a este organismo ya que lo consideraba un instrumento de dominación por parte de los países centrales.

A partir de ese momento, nuestro país fue uno de los principales deudores del organismo hasta al año 2006. Durante esos 50 años, los gobiernos que se sucedieron fueron sometidos a las recetas del Fondo. Ninguna decisión en lo económico era tomada sin primero tener el visto bueno por parte del organismo.

Pero si tenemos que hablar de una época en particular en donde el FMI estuvo metido hasta en la sopa, es sin duda, durante los  gobiernos de Carlos Saúl Menem en los ’90 y de Fernando de La Rúa a principios del 2000. Durante ese período es cuando más se aplicaron al pie de la letra los mandatos neoliberales, y a raíz de ello, es cuando más elogios se recibieron por parte del organismo. El modus operandi del organismo siempre es el mismo, primero otorga préstamos y luego exige a cambio la implementación de un recetario de medidas neoliberales, sin importar las características propias de cada país. Se aplica la misma “solución”, no importa cuál sea el problema. Todos sabemos cómo terminó el experimento, el estallido y la crisis social de finales de 2001 hicieron que el gobierno de De la Rúa terminara antes de tiempo. De la manera más dolorosa para el pueblo, se había comprobado que seguir al pie de la letra las recetas del FMI sólo conducía a la pobreza a la mayoría de la población.

Tan sólo 5 años después de la debacle, durante el gobierno de Néstor Kirchner, se cancelaba la deuda que había con el Fondo Monetario Internacional, y de esta forma, se volvía a tener soberanía en cuestiones económicas. Al no haber deuda no había obligación alguna de obedecer mandatos externos. Precisamente en los 12 años de kirchnerismo se buscó el desendeudamiento para dejar de pagar deuda a costa del hambre del pueblo.

Desde el 2006 que el FMI no se entrometía en nuestros asuntos internos, pero 10 años después cambiamos y el organismo vuelve. El gobierno dice que es solo en materia de consulta y asesoramiento, que forma parte del “sinceramiento”, de hecho Alfonso Prat Gay, nuestro flamante Ministro de Hacienda y Finanzas declaró "En estos momentos tenemos una misión del Fondo que lo único que está haciendo es analizar la situación de la Argentina. No tenemos por qué hacerle caso al Fondo Monetario, pero tampoco tenemos por qué ocultar nuestros números.”

Por su parte, el jefe de la misión de técnicos del FMI, Roberto Cardarelli, afirmó el lunes que en el organismo están "reconstruyendo la relación con la Argentina".  Ahora bien, si se busca reconstruir la misma relación que había antes, entonces estamos en problemas, porque Argentina siempre salió perdiendo en esa relación.

Los fines ocultos de esta misión con el tiempo saldrán a la luz, pero a simple vista, solo pueden significar una cosa, y esto es, un futuro endeudamiento con el FMI y lamentablemente, ya sabemos cómo puede terminar esto.

Sobre nosotros

El Centro de Estudios Políticos, Sociales y Culturales 25 de Febrero, ubicado en la calle Nicasio Oroño 1682, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es una construcción colectiva que propende a la difusión de la cultura e ideología de orden Nacional y Popular. Su objetivo es la generación de un pensamiento crítico y constructivo que defienda las banderas de un País libre, justo y soberano

Newsletter